Internet of Things y Blockchain

Internet of Things (IoT) y Blockchain

Autor: Damian
Publicado el septiembre 18, 2019

En nuestro informe «La verdadera guerra USA vs. China», entre varios temas, hablamos acerca de 5G y la importancia estratégica de esta tecnología para la implementación del Internet de las Cosas, o como más comúnmente se escucha en inglés Internet of Things (IoT). En esta oportunidad nos proponemos contarles un poco más sobre qué es IoT, su reciente evolución, su problemática actual, y las soluciones que plantea la tecnología Blockchain para su uso eficiente. Por último hablamos sobre cuáles son los principales desafíos para que la tecnología blockchain pueda lograr los beneficios y su máximo aprovechamiento del IoT.

Internet of Things (IoT) o Internet de las Cosas

Todo tipo de dispositivos electrónicos como tablets, celulares, PCs, vehículos, electrodomésticos, máquinas industriales o sensores, son todas «cosas» cuando se hace referencia a internet de las cosas. El Internet de las Cosas es un concepto general que se utiliza para abordar la creciente cantidad de dispositivos digitales que pueden conectarse a una red de comunicación más grande.

Ya desde la década de los ochenta se hablaba del IoT como una red de dispositivos inteligentes, pero más recientemente ha crecido en relevancia debido a que ahora abarca también inteligencia artificial (Artificial Intelligence (AI)), análisis de datos en tiempo real (Big Data real time analysis), aprendizaje automático (Machine Learning), sensores, sistemas de seguimiento y almacenamiento en la nube. A medida que más y más innovaciones tecnológicas se agregan a la lista, la forma en que los dispositivos interactúan entre sí se vuelve cada vez más compleja. Y el tamaño de la red crece de manera exponencial. 

Pero ¿cuál es el propósito de IoT? ¿Por qué escuchamos tanto sobre ella? Básicamente por todos los beneficios que puede traer, donde el principal reside en la eficiencia y la productividad que ésta traerá aparejada. Un sistema correctamente diseñado por humanos, pero operado exclusivamente por máquinas, sin dudas funcionará de manera más rápida y eficiente. Estos cambios prometen revolucionar el mundo tal como lo conocemos hoy. 

La problemática actual de IoT

A medida que se introducen más y más «cosas», la red continúa expandiéndose y la responsabilidad que adquiere es cada vez mayor. Se espera que la cantidad de dispositivos IoT proyectados como parte del hogar promedio en países desarrollados aumente a 500 en 2022. 

Es por ello que si bien el futuro con IoT parece muy promisorio, es importante no pasar por alto las limitaciones y riesgos que se deberán resolver, o al menos deberán buscar reducir. 

Tengamos en cuenta que IoT como la conocemos hoy son un conjunto de plataformas centralizadas, es decir, la mayoría de las plataformas actuales están basadas en la nube y cada una está comandada y dirigida por un ente central que las regula y administra. Pensemos en Amazon, Google y Microsoft como los más importantes, que en todos los casos manejan de forma centralizada toda su información. 

Uno de los problemas relacionados con la centralización es el de la seguridad personal. Con tantos dispositivos conectados, a los usuarios les resulta muy difícil proteger sus datos personales y preservar sus patrones de uso. Cuantos más dispositivos estén conectados, más vulnerabilidades y amenazas de seguridad a nivel personal habrá. Hoy en día, las empresas son responsables de la gran cantidad de datos de los consumidores.

Pero los problemas de seguridad corporativa son aún más relevantes. Hoy en día, la mayoría de IoT tiene arquitectura de nube, donde enormes cantidades de datos muy sensibles son almacenados y procesados. De su correcto funcionamiento dependen millones de dispositivos conectados a ella. En caso de ser hackeado un solo proveedor, corren el riesgo de dejar de operar innumerables “Cosas” que dependen de su correcto funcionamiento. Y a medida que la cantidad de Cosas aumenta, el riesgo será cada vez más grande. 

Otro de los inconvenientes que se plantean para la implementación de la IoT son los altos costos involucrados. Y no solo en materia de infraestructura, implementación y funcionamiento, sino por el alto costo de inversión permanente en seguridad. Esto es así por el inmensamente mayor costo que implicaría el hackeo de uno de los mencionados proveedores de la nube.

Asimismo, y no menos importante, la infraestructura existente para la creciente IoT es inadecuada. Ya existen importantes problemas de conectividad con el actual modelo cliente-servidor, el cual se sabe carente de escalabilidad. 

Por último, los recientes casos de uso de información personal para fines comerciales, como son el caso de Facebook, han generado una notable desconfianza de los usuarios en plataformas centralizadas con fines comerciales. Los consumidores se muestran escépticos de que los proveedores de servicios de IoT los protegerán, y no necesariamente confían en los dispositivos de IoT y su capacidad para almacenar y transmitir datos de forma segura.

En pocas palabras: los servicios centralizados podrían estar funcionando por ahora, pero no son una solución para IoT a largo plazo. 

Las soluciones que plantea Blockchain a la actual IoT

La tecnología Blockchain podría ser la clave para resolver las limitaciones actuales para una IoT a escala masiva. Y la clave yace en la descentralización, propia de los sistemas blockchain. Ésta viene para eliminar el talón de Aquiles de la actual generación del loT. 

Los beneficios de la descentralización de IoT son numerosos, siendo su principal beneficio la mejora sustancial en la seguridad. Las redes distribuidas carecen de un único punto de falla, la principal vulnerabilidad para que ingresen los hackers. Las firmas criptográficas hacen que la piratería sea tremendamente más difícil.

Asimismo, las aplicaciones descentralizadas conllevan un riesgo mucho menor de ser víctimas de manipulación y fraude. La tecnología de libro mayor distribuido (DLT, por sus siglas en inglés) utiliza criptografía asimétrica, la que permite almacenar de manera inmutable los datos de las transacciones. 

La mayor seguridad traerá como consecuencia mayor confianza de los usuarios en la red, permitiendo un más rápido crecimiento y evolución.

Por otro lado, los contratos inteligentes en las blockchain prometen cumplir un rol fundamental hacia la automatización de las “cosas” en la IoT. Esto podría reducir e incluso eliminar a los agentes intermediarios, aumentando así la eficiencia de las operaciones.

Todos los beneficios mencionados tendrían un efecto sin igual en la reducción de costos . Y el principal beneficio consiguiente podría ser la democratización del IoT. Hoy en día el negocio está reducido a unos pocos. Una reducción significativa en los costos bajaría las barreras de entradas para nuevos proveedores en la IoT, lo que sin dudas estimularía la innovación y el progreso

Los desafíos de Blockchain en IoT

Blockchain es un invento relativamente nuevo y se han logrado grandes avances en el desarrollo de esta área. Sin embargo habrá que superar varios desafíos actuales de esta tecnología antes que podamos ver el beneficio completo de su aplicación en IoT. 

Una de las limitantes más importantes de Blockchain tiene que ver con la escalabilidad.

Actualmente las redes blockchain no pueden lidiar con el gran volumen de datos que se espera que produzcan los dispositivos de IoT en los próximos cinco a 10 años sin disminuir la velocidad de las transacciones o el flujo de datos. Con el avance de la tecnología hasta el momento no se ha podido resolver. Sin embargo existen ya innovaciones y proyectos que se encuentran trabajando para resolver este problema. 

La seguridad es otro aspecto que merece una mención especial. Ya que si bien las redes blockchain descentralizadas proporcionan un alto nivel de seguridad, es preciso poder proteger también los dispositivos de IoT en el punto donde se conectan a la red.

Asimismo, será imprescindible abordar el tema de la interoperabilidad entre distintas Blockchains para poder aprovechar los beneficios de los dispositivos inteligentes interconectados. De lo contrario, podemos terminar con una situación en la que estaremos conectados a varias redes descentralizadas aisladas que funcionen bien para su propósito, pero no necesariamente podrán comunicarse con otros dispositivos para los cuales no fueron diseñados específicamente.

Por último, aunque no es un tema sólo inherente a la solución blockchain, será fundamental avanzar en los aspectos legales y regulatorios que enmarquen el funcionamiento de la IoT. Para dar un caso concreto, supongamos que un dispositivo médico conectado a la IoT realiza una acción, basada en un contrato inteligente, sobre un paciente y ésta le produce un daño. ¿Es responsabilidad del fabricante o de la plataforma de IoT? Y si la plataforma de IoT está basada en una blockchain descentralizada, puede que adjudicar una responsabilidad resulte un tema complejo.

Conclusión

Blockchain y IoT están transformando no solo los paisajes de la industria, sino también el mundo como lo conocemos. Para el año 2022 es probable que vivamos en un mundo dominado por la IoT y dependamos mucho de nuestra interacción con ella. Está claro que el modelo actual centralizado de IoT no es una base sostenible para el crecimiento previsto de la red. Son evidentes los beneficios que Blockchain plantea a la actual situación. Sin embargo los desafíos de la tecnología Blockchain no son menores para poder aprovechar toda su potencialidad. Por este motivo creemos que además de seguir construyendo en forma individual, es crucial que las organizaciones privadas y públicas trabajen de forma coordinada para poder capitalizar todos los beneficios que Blockchain puede otorgar a IoT.

maquinacapital.com © 2018 | Todos los derechos reservados | Desarrollo Juan Pablo Guisasola | Diseño Yamila Pipolo